sábado, 3 de mayo de 2014

Feliz dia de la madre



FELIZ DIA DE LA MADRE

Bastante tiempo sin escribir porque mis días han sido un no parar. De no tener trabajo, he pasado a tener tres y estoy casi todo el día fuera. Pero en un día tan importante, como el de mañana, no quería dejar de escribir este post.

No os puedo decir como he vivido el día de la madre, años atrás, porque sinceramente no me acuerdo y eso me fastidia. Pilar, mi madre, falleció hace casi ochos, así que ya podéis imaginaros. Estos días han pasado a ser fechas sin sabor y sin ningún tipo de ilusión. Me enfado conmigo misma por no haber sabido aprovecharla cuando la tenía en vida, porque somos tan ingenuos que nos creemos que los humanos son eternos. Quizás, el escribir este post me alivia a pensar que nunca es tarde para intentar demostrar el amor al prójimo, en este caso a mi madre.

Me da corte deciros esto pero es que me está costando, la misma vida, escribir este post. No estoy a la altura, no me salen las palabras, no creo que ninguna palabra, que yo pueda escribir, sea suficiente para una mujer tan luchadora y maravillosa como fue ella. Es difícil que a mí no me salgan las palabras, pero en este caso es así, creo que desde el día que mi madre se marcho, me hice un poquito más débil. Pero se lo merece y las palabras me van a salir, lo prometo. A ello voy. 

Han pasado los años y no hay un solo día que no me acuerde de ella. Tengo una foto, en mi habitación, que os muestro a continuación, a la que miro cada día y le hablo. No sé si ella me puede escuchar o no, porque no sé que hay después de la muerte, pero yo sé que me ayuda, me da fuerzas y me hace venirme arriba cuando estoy abajo. 

Por eso, en este día tan especial, quiero decirte que fuiste un ejemplo de entereza, fortaleza, lucha y amor. Fueron muchos años de lucha por vivir tu vida, pasando de los demás, y cuando decidiste coger las riendas, contando conmigo, la vida se te fue, en cuestión de segundos. Eso es lo que me duele, lo que  hace que el corazón se me rompa. Habías decidido quedarte a mi lado y empezar, tú y yo, una vida juntas, fuera de problemas y sin malos ratos. Todo estaba listo, las cosas claras y el once de mayo de 2007 no hubo tiempo para seguir soñando, porque a las cinco de la mañana tu corazón no pudo más.

Con el paso del tiempo y la madurez, supongo, me he dado cuenta que no te aproveche tanto como te merecías y que no pase el tiempo suficiente a tu lado. Pero supongo que, en la vida, eso siempre es así, cuando no tienes algo lo quieres y cuando lo tienes no lo aprovechas. Pues justo eso me ha pasado contigo.


Mi regalo para hoy es decirte que si la vida me diera otra oportunidad, a tu lado, te prometo que te daría todos los besos que no te di, te diría  mil veces lo mucho que te quiero, y te daría esos abrazos que tan nerviosa te ponían, ¿te acuerdas? Me decías: “Niña suéltame que me ahogas”. Pues aunque te ahogara te daría  millones de abrazos, mama. Aunque no te lo creas me están saliendo unas lagrimas, recordando esos momentos. Hacia tanto, ni siquiera logro recordarlo, que no me salían las lagrimas… que me cuesta dejarlas caer.

Ya me voy a despedir deseando que nunca me abandones, que te sigas apareciendo en mis sueños y sintiéndote tan orgullosa de mi, que se que lo estas. Todos estos pequeños logros son, en parte, gracias a ti. Fuiste una mujer de bandera, que me dio unos momentos maravillosos y quiero que sepas que volvería a vivir siete vidas mas si supiera que ibas a estar a mi lado. Feliz día de la madre, mi querida Pilar. Te quiero





Psd: Mi ordenador, última generación, no me permite subir la foto, así que aquí dejo una cervecita con una tapita, que a mi madre le encantaba. Y una canción de su adorado Julio Iglesias.




No hay comentarios:

Publicar un comentario