lunes, 14 de abril de 2014

Elegir el camino



ELEGIR EL CAMINO

Siento el retraso del post, pero ya sabéis que no paro un segundo quieta. ¿Cómo lleváis la primavera? Aquí, en Inglaterra, se empieza a notar y hoy ha hecho un día estupendo. Tal es así, que el canalillo ha cogido color…. ¡Que maravilla!  

El titulo del post es bastante genérico, porque se puede elegir el camino en muchos aspectos, pero yo me refiero a uno concreto y más adelante sabréis a cual. Hace dos semanas hubo algo que me impacto mucho, tanto que a día de hoy no puedo quitármelo de la cabeza. El año pasado, conocí a un chico con el que tuve algunos encuentros. Era un rollo pero yo con mis cuentos de princesas, no correspondidas, pensaba que acabaría casándome con él, o algo por el estilo.
Su nombre era de tío malote, Dave y su nacionalidad, me tenía encandilada, inglesa. Tenía una personalidad bastante marcada y con las ideas muy claras. Pero al tipo se le iba el ojo detrás de una cerveza o de cualquier otra sustancia toxica, daba igual la hora del día que fuera. Yo, como buena ONG que soy, intente ayudarle, a toda costa, y no quería darme cuenta de que él era feliz con su vida y que no le importaba lo que tenía a su alrededor.

Pasó el tiempo y poco a poco se me fue pasando aquella tontería. A veces me acordaba de él, pero nada grave… era la típica obsesión por un ‘bad boy’ que hacia todo al revés y me daba morbo. Solo eso. El caso, es que el otro día iba por la calle y mi estomago sintió como un pinchazo y tuve que mirar hacia el lado izquierdo de la calle. Hay veces que me pasa, mi sexto sentido me mata en algunas ocasiones.

Cuando de repente miro y me lo encuentro andando por la calle….No os podéis imaginar lo que sentí en ese momento. Si mi estomago no me hubiera traicionado no le hubiera ni siquiera reconocido. Era un esqueleto andante, solo se le veían los ojos y tenía muy mal aspecto. Quise saludarle pero me dolió tanto que no fui capaz….el miedo a ver la realidad me 
aterraba.

Así fue como surgió este post….Me di cuenta de que aunque una, en este caso yo, quiera ayudar al prójimo hay veces que no está de tu mano, es complicado. La gente decide hacer lo que quiere con su vida y elegir el camino que ellos creen que puede ser el apropiado. Los días siguientes no podía quitarme esa imagen de la mente y pensaba: ’Joder, yo quería ayudarle’, ‘si me hubiese hecho caso’, ‘podría cambiar de opinión, y elegir el camino correcto’…. No sabéis que días he pasado, pensando lo que podía haber hecho y el no me dejo hacer.

Por eso, señores, quiero deciros que no os sintáis mal si en algún momento de vuestra vida habéis intentado ayudar a alguien, por diferentes motivos, y os ha rechazado. La vida esta para vivirla y cada uno debe saber cómo hacerlo. Jamás podemos sentirnos culpables por lo que haya elegido hacer el de al lado. Nunca está de más dar un buen consejo, intentar ponerte en la piel del ajeno, por un rato, o incluso buscar las alternativas para resolver un problema….Todo eso está muy bien, porque somos humanos y tenemos sentimientos, pero jamás debemos involucrarnos más de lo debido.

La vida es tuya y tú debes saber cómo aprovecharla. Así que, mi querido Dave, suerte con tu elección.


No hay comentarios:

Publicar un comentario