miércoles, 12 de marzo de 2014

DON MATIAS



DON MATIAS

Estas semanas no he parado, y la verdad es que me gusta saber que siempre tengo cosas que hacer, pero reconozco que necesito encontrar un curro, a full time, porque dedicarse tanto tiempo, a uno, a veces puede cansar… y no quiero llegar a ese extremo. El post de hoy lo escribo con mucho cariño y mucha ilusión porque se lo dedico a una de las personas que más quiero en mi vida: mi padre.


He pensado en escribirle muchas veces pero por una cosa u otra no lo he hecho y creo que ahora es el momento. Desde que mi madre falleció me empecé a dar cuenta de que el ser humano no es eterno y que hoy está aquí pero mañana quien sabe…. Y eso me ha pasado con mi padre. Sé que él no estará toda la vida a mi lado y no quiero perder la oportunidad de decirle lo mucho que le quiero. Así que, señores, no dejen pasar un día sin decirles a los más cercanos lo importante que son aunque, a veces, no lo demostremos. Este es el motivo por el que escribo este post. Obviamente, a mi padre le queda mucha vida, pero creo que hoy es el día adecuado para decirle que aquí estoy yo.

Don Matías, así le llaman en Colombia, donde se fue a vivir hace unos años y empezó una nueva vida, con su nueva mujer y de esa relación ha salido una niña preciosa, que es mi hermana, tiene dos años y se llama Paula. Por un lado me alegra mucho que haya rehecho su vida allí y que le vaya bien, pero por otro hay veces que le echo de menos y me gustaría que estuviera más cerca. Hablamos a diario y gracias a las tecnologías le puedo ver pero no es lo mismo.

Así que ,papi, quiero que sepas que a pesar de todo lo que ha pasado, en nuestras vidas, en todos estos años, los roces que hemos tenido, las palabras ,mas altas que otras, y las discusiones ,con motivo o sin él. A pesar de todo eso, quiero que sepas que para mi eres mi padre y como tal te quiero mucho. Me gustaba mucho cuando vivíamos en Marbella e íbamos juntos a lavar el coche, a comprar el periódico, a comprar tabaco o a bebernos unas copas. Me encantaba cuando los domingos íbamos a comer por ahí, o los sábados al bar del Bellota.,…Recuerdo la época de Antequera, cuando me llevabas los lunes por la mañana, a toda pastilla conduciendo, a la residencia… Recuerdo, aunque no lo creas, todos los momentos que hemos vivido.


Ojala la vida me dé mucho tiempo para poder disfrutar de ti, y poder vivir muchos momentos más, en Colombia, Inglaterra o España. Donde quiera que sea, pero contigo. Aunque a veces has sido duro conmigo otras veces me has dado buenos consejos, me has enseñado el camino correcto y has hecho de padre protector cuando has tenido que hacerlo. Así que por eso, y por todo lo demás, quiero darte las gracias y nunca te olvides que aunque ahora tengas otra Reina, Paula, quiero seguir siendo tu Reina por toda la vida. Porque padre no hay más que uno y yo te tengo a ti que vales por mil, así que nunca olvides que aunque a veces sea una cascarrabias, como tú, te quiero mucho y te tengo muy presente. Gracias, Don Matías. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario