domingo, 3 de noviembre de 2013

No quiero morir,no me mates



NO QUIERO MORIR, NO ME MATES

Anoche llegue a casa y lo primero que hice fue encender el ordenador,  no me quería perder ni una palabra de la carta que, Rosario Porto, había escrito, desde la cárcel, a los medios de comunicación. Evidentemente, todo el mundo tiene derecho a la presunción de inocencia, hasta que un juez diga lo contrario, pero hay cosas que te dejan de piedra. ¿Cómo puede escribir una misiva con esa frialdad? Se ha muerto tu hija, joder, y quizás la has matado tú. Ella solo se preocupaba por las irregularidades cometidas en el caso, hablaba del secreto de sumario y sobre su inocencia. Perdone, señora, ¿sabe usted que se ha muerto su hija?, ¿Sabe usted que no la volverá a ver en su vida?, ¿Qué a lo mejor no puede dormir tranquila, durante el resto de sus días, en el caso que haya cometido el crimen?, ¿Cómo puede escribir una carta con esa frialdad y esa falta de sentimiento?


No os hacéis una idea de lo indignada que estoy, y eso que esa pobre chica, Asunta, no me toca nada, pero se me revuelven las tripas de pensar que le han quitado la vida…. ¿Qué culpa tenia ella de haber sido adoptada, para vivir ,quizás, una vida peor que la que tenia? No voy a entrar en temas de quien a ha matado a quien porque no soy un juez, pero, con este post, solo quiero reflejar mi dolor ante su muerte y todas las que se han producido, en los últimos años. Marta del Castillo, Mari Luz Cortes, Roció Wanninkfoh, Ruth y José... y muchas más que no han salido en los medios, pero han sucedido. Unos infelices a los que la vida les importa un comino, se han levantado con el cable cruzado y han decidido truncarles la vida. ¿Cómo habéis tenido esos santos cojones? ¿Os hacéis una idea de la gravedad de vuestros actos? La gente que os habéis llevado por delante eran inocentes, con una vida por delante y miles de proyectos. Estaban en la vida, igual que estamos todos, para aprender, luchar,  caerse, levantarse, reír, llorar….o simplemente para vivir, pero aquí estaban y ya no estarán nunca.

Todo el mundo tiene derecho a vivir y nadie es quien para matar a nadie. Somos humanos, se supone que deberíamos tener sentimientos y sensibilidad, pero parece que la sociedad, últimamente, carece de todo esto… Estamos en una autentica selva, en la que no nos importa absolutamente nada y si alguien nos estorba, por los motivos que sean, lo quitamos del medio y punto, total si en la cárcel vamos a estar como mucho 3 años…. 


La gran pregunta es ¿Adónde vamos a llegar?  Mientras sigamos con esta crisis de valores, la falta de tacto, esta basura de justicia, la locura comunitaria, la falta de ganas por educar bien al prójimo y la frialdad de no hacer nada ante las injusticias, no llegaremos a ningún lado.  Sin cambios, el mundo ira de mal en peor y las muertes seguirán sucediendo a la orden del día. Empecemos por nosotros mismos e intentemos ser un poquito mejores cada dia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario