domingo, 1 de abril de 2012

Sin tetas sí hay paraíso



Sin tetas sí hay paraíso

Llevaba días queriendo escribir sobre este tema, pero por una cosa u otra no ha sido posible. Quiero hablar sobre un tema que está a la orden del día y son las llamadas operaciones de estética, en concreto las implantaciones mamarias. Aunque también están las rinoplastias, las liposucciones o los llamados ‘liftings’. Sea lo que sea, el objetivo principal es sentirse mejor con uno mismo y verse más guapo que el vecino de enfrente. 


.Hace algún tiempo me planteé el tema de la implantación mamaria, porque consideraba que la mía era algo escasa. Lo pensé y repensé para llegar a la conclusión de que me encuentro muy bien con lo que tengo  y que puedo emplear mi dinero en otras cosas. Reconozco que no es lo mismo ponerse una camiseta, con escote, teniendo una 80 que una 90, pues no, no es lo mismo, como diría mi queridísimo Alejandro Sanz… Pero… ¿y qué más da?, ¿Para qué se han inventado los rellenos en el sujetador? Si hoy día existen miles de inventos para tener unas tetas como Dios manda.

Sé que algunas estaréis pensando…’todo eso está muy bien, Mar, pero ¿y si me voy con un tío y cuando me quita el sujetador me ve más plana que una plancha?’. Eso mismo pensaba yo y con el paso del tiempo me he dado cuenta de que las ‘tetas’ son lo de menos. Las mujeres tenemos miles de cualidades con las que hacer disfrutar a un hombre, en la cama, y no por tener el pecho más pequeño o más grande el tipo, en cuestión,  va a disfrutar más.

Si os quedáis más tranquilas podéis poner en google imágenes de muchas actrices como Kate Moss o Candela Peña, entre otras y ahí están, siendo actrices a las que les importa un pimiento tener dos guisantes que dos melones. 

Todo es mental os lo puedo garantizar. Yo al principio decía ‘necesito unas tallitas más porque cuando hago topless, en la playa, me veo demasiado plana’, ‘necesito una talla más porque esa camisa no queda nada mona sin un buen escote’, ‘necesito un poco más no sea que me acueste con manolito y me diga que soy una tabla’… miles de cosas me rondaban la cabeza hasta que con el tiempo empecé a sentirme a gusto conmigo misma y me importaba un comino como me vieran los demás. Por lo tanto chicas ya os digo yo que la serie se llamaba ‘Sin tetas NO hay paraíso’ y yo le cambio el nombre y os digo que ‘Sin tetas SÍ hay paraíso’. Palabrita de Mar


2 comentarios:

  1. Felicidades por el post, donde este un buen pecho natural pero bueno que cada una haga lo que quiera con su cuerpo .

    ResponderEliminar
  2. Que gran razon tienes Amiga. Y es que no por tener un pecho mas grande vas a querer mas a una persona. Yo, desde el otro lado, he vivido directamente el proceso. He estado con una chica que no se veia a gusto consigo mismo y se operó. Ya lo sabes, y tambien sabes mi opinion. Esos pechos perfectos y turgentes no me hicieron quererla mas, ni desearla mas. Seguia siendo la misma, con mas distancia entre nosotros en cada abrazo ;-)

    ResponderEliminar