jueves, 15 de marzo de 2012


Un arma mortal llamada Whatssap



Hacía mucho tiempo que quería escribir sobre este tema y aprovechando que estreno blog voy a hacerlo. Supongo que la mayoría de los que me leéis sois ´modernos’, por lo tanto el whatssap forma parte de vuestra vida.

Yo tardé bastante en estar a la última y hasta septiembre, del año pasado, no me animé, pero viendo que me estaba quedando sin amigos no me quedó otra que modernizarme y a día de hoy  hay momentos en los que me arrepiento. A continuación os explicaré los motivos.

Antes de meterme en faena, explicaré, para los más prehistóricos, lo que es esta aplicación. Recibe su nombre de ‘What´s up?’  (¿Qué hay?), permite enviar mensajes, vídeos, fotos… de manera instantánea, a cualquier parte del mundo y sin coste alguno.  Se estima que son 1400 millones de usuarios los que la usan.

Según la explicación es maravilloso estar metido en este mundo pero ya os digo yo que no es tan ‘way’  y menos para nosotras, las mujeres… Empezamos. Cuando conocemos a alguien en la discoteca o en cualquier sitio lo primero que hacen o hacemos es pedir los teléfonos, ¿para qué? Para empezar a ‘whatssapear’…. Hasta ahí todo fantástico si no fuera porque las más ‘ralladas’ comenzamos a conectarnos cada minuto sino nos contestan… Vemos que el individuo nos ha escrito a las 19:00, nosotras le hemos contestado a las 19:01 y no nos ha vuelto a contestar. A las 19:05 ya estamos desesperaditas porque el sujeto se ha conectado a las 19:03 y no nos ha respondido… Supongo que más de un@ se estará tronchando de la risa porque le ha ocurrido, la primera a mi ¿eh? Y si no lo creéis podéis echar un vistazo a este vídeo.

Otro motivo por el que esta aplicación no es nada positiva es en las reuniones sociales. Si se supone que estás con tu gente, con la que te apetece estar, ¿Por qué tienes que estar mirando el Whatssap cada cinco minutos? Probablemente porque quieres confirmar que  Pepito no te ha contestado o que tal vez sí, pero para ello hay que mirar el móvil. Sea por lo que sea, el celular  y, en este caso, el dichoso programita  nos hace ser esclavos de nuestras reuniones sociales porque más que disfrutarlas estamos deseando que digan de irnos a casa para poder ‘chatear’ tranquilamente.

¿Queréis más razones? Las tengo. El momento de ir al baño y sabemos que vamos para un buen rato… ¿Qué hacemos? Según mi pequeño del alma, o sea Kiko Rivera: ‘Mientras cago twitteo’ lo mismo se puede twittear que whatssapear… Que desagradable, ¿no? Y no solo el pensar que el que nos está mandando el mensaje está sentado en la taza del water, es que… ¿Qué pasa con el ir con un libro o una revista al baño? Que está quedando anticuado y me parece totalmente injusto. 



Y el último motivo, por el que creo que el Whatssap es una auténtica arma mortal es para el tema de infidelidades tanto por ellos como por nosotras. Vale, ya sabemos que la infidelidad no debería existir pero existe y está a la orden del día. Y con este programita salta más a la vista. Las horas más peligrosas son las primeras horas de la mañana y las últimas de la noche, que es cuando el ‘amante’ está más tonto. Y ahora estaréis diciendo ¿y para que existe la opción de poner el móvil en silencio? Pues sí, pero es que ni eso porque una ya se sabe todos los trucos… así que ERROR. 

Ya no os doy más la brasa con el temita, pero que sepáis que nos está haciendo cada día más tontos y que a la larga no va a ser  nada positivo. Por lo tanto, los que aún no sois modernos, como es el casi de mi hermana os pido,por favor, que sigáis anticuados… que ya somos bastantes. 

Es evidente, que este post es algo exagerado y que la mayoría lo utilizará por temas de trabajo o por cualquier otra cosa, y por ello pido disculpas si tú no te sientes identificado con lo que cuento, pero ya te digo que alguien cercano seguro que sí.


Mensaje: Como veis he añadido palabras en negrita, he añadido más imágenes… pido disculpas si os descoloco pero es que tengo que empezar a darle forma al blog y estoy probando. Decidme como os gusta más y yo me adapto a vosotros, a mis lectores. Y gracias por haberme hecho tantas visitas en tan poco tiempo. 

 

7 comentarios:

  1. Que razon tienes mi niña. Me ha encantado tu reflexion. Ahora la comentamos por Whatsapp, vale?..me voy al Water :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que buenos recuerdos me trae ese nombre. Un beso cielo!

      Eliminar
  2. Buen post!!! La parte que me he sentido más identificada es la de estar con lo amigos, pero igualmente ir mirando el what' up!! Jejejje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme. Acepto sugerencias por si quiers que hable de algún tema concreto! Saludos!

      Eliminar
  3. Coincido con tu reflexión. A mí tmb me ha costado "educar" a algunos amigos, a unos más que otros, que cuando quedábamos en persona estaban más pendientes del móvil que de otra cosa. Les he tenido que decir: "si quedamos es para hablarnos y si quieres hablar por whatsapp o por facebook nos quedamos en nuestra casa y listo". Lo del tema cuernos a mí no me afecta porque yo nunca ligo con nadie jeje Pero te deseo suerte en tu aventura de luchar contra el whatsapp =P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tu no ligas pq no quieres pq eres un tio encantador y tienes mucho rollo xD Un beso!

      Eliminar
  4. Hola, mi enhorabuena por el post, la reflexión muy bien canalizada y con una realidad latente hoy día, también prefiero de vez en vez continuar anticuado, uso alguna que otra de estas tecnologías, pero desde luego a la que haces referencia le di con el pie unos días después de usarla, de acuerdo total con vosotros. Espero leer ahora que acabo de conocer tus Tweet, otras interesantes como esta, suerte ;-))

    ResponderEliminar